miércoles, 16 de mayo de 2012

Las alertas de redes sociales ahora vienen en olores


La vieja creencia según la cual los oídos pican cuando alguien está hablando de uno tendrá una actualización digna del siglo XXI.
Ahora será su nariz quien le diga quién está hablando de usted, gracias a una especie de robot conectado a internet, Olly, que produce olores cada vez que alguien menciona su nombre en las redes   sociales
olly robot
Olly fue creado por Benjamin Redford y es un proyecto diseñado para la compañía de tecnología Mint. La idea, dijo Redford a la BBC, era desarrollar un dispositivo alternativo a las alertas que vemos todos los días, a todas horas, en nuestra pantalla.Por cada mención o referencia, Olly emite una ráfaga de olor como "recompensa" por la interacción en línea.
"Hemos querido premiar a las personas en el mundo físico por sus interacciones digitales y sociales", dijo.
 
Y el olor surgió rápidamente como un buen medio para la notificación, puesto que el perfume puede captar la atención de una persona sin distraerla demasiado.
"Cada vez estamos pasando más tiempo ante la pantalla y es bueno tener otro tipo de estímulo sensorial en lugar del audio y el video", dijo.
El olor es una manera intuitiva para medir la interacción en línea sin tener que revisar constantemente las alertas, notificaciones y otras corrientes de mensajes que se generan en las redes sociales, dijo.
"Pueden ser demasiado", dijo Redford.

Hecho en casa

Olly (que, en inglés, es una abreviación de la palabra 'olfativo') ha pasado por varias versiones desde su diseño inicial. Los últimos prototipos son para un aparato mucho más pequeño que el original.
El proyecto fue lanzado en internet con una licencia de CreativeCommons –que reduce las barreras legales de la producción intelectual– con el objetivo de que cualquiera pueda hacer su propio modelo .de Olly, dijo Redford
arduino
Pero crear un prototipo de estos exige cierta destreza electrónica, imprimir en tercera dimensión y programar en software.
Una vez terminado, Olly pondrá su ojo en Twitter, Facebook o cualquier otra red social. El software que controla Olly se puede ajustar para que emita un perfume determinado para los diferentes tipos de interacción en internet, como un retweet, un comentario, una mención o incluso la búsqueda en Google de su nombre.
Los olores que genera Olly en una habitación también se pueden adaptar, ya que el dispositivo tiene un cajón en su parte posterior en el que se guarda el perfume. Los olores generados durante las pruebas incluyeron el vómito, el algodón de azúcar y el perfume de la pareja, dijo el Redford.
La complejidad que implicó la construcción de Olly hizo que su audiencia se redujera, dijo Redford, pero agregó que la idea está ganando adeptos.
Un chef en EE.UU., por ejemplo, cargó su Olly con el olor de una tortilla para vigilar las menciones de su restaurante en internet.
Olly también ha llamado la atención de las empresas, señala el experto. Una compañía fabricó una gran cantidad de Ollys para promover una campaña que lanzará a final de este 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario